23 Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo;