7 Sin embargo, ¡la luz del día será perpetua! Solo el Señor
sabe cómo esto podría suceder. No habrá días y noches como de costumbre, porque en las horas nocturnas todavía habrá luz.