25 Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.