23 pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen.