24 Todo el mundo procuraba visitarlo para oír la sabiduría que Dios le había dado,