52 »¡Dígnate mantener atentos tus oídosa a la súplica de este siervo tuyo y de tu pueblo Israel! ¡Escúchalos cada vez que te invoquen!