10 —Muy bien —dijo Saúl—, vamos.Dicho esto, se dirigieron al pueblo donde vivía el hombre de Dios.