3 Es evidente que ustedes son una carta de Cristo, expedidaa por nosotros, escrita no con tinta sino con el Espíritu del Dios viviente; no en tablas de piedra sino en tablas de carne, en los corazones.