2 Corintios 3:5

5 No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios.