2 Ustedes mismos son nuestra carta, escrita en nuestro corazón, conocida y leída por todos.