13 Por tercera vez el rey envió a un oficial con otros cincuenta soldados. Cuando este llegó hasta donde estaba Elías, se puso de rodillas delante de él y le imploró:—Hombre de Dios, le ruego que respete mi vida y la de estos cincuenta servidores suyos.