5 y cuando los mensajeros regresaron, el rey les preguntó:—¡Cómo! ¿Ya están de regreso?