22 A partir de ese momento, y hasta el día de hoy, el agua quedó purificada, según la palabra de Eliseo.