15 En fin, ¡que me traigan un músico!Mientras el músico tañía el arpa, la mano del SEÑOR vino sobre Eliseo,