20 En efecto, así ocurrió: el pueblo lo atropelló a la entrada de la ciudad, y allí murió.