26 “Ayer vi aquí la sangre de Nabot y de sus hijos. Por lo tanto, juro que en este mismo terreno te haré pagar por ese crimen. Yo, el SEÑOR, lo afirmo”.a Saca, pues, el cadáver y tíralo en el terreno, según la palabra que dio a conocer el SEÑOR.