32 Pero Jonadab, el hijo de Simá y sobrino de David, intervino:—No piense Su Majestad que todos los príncipes han sido asesinados, sino solo Amnón. Absalón ya lo tenía decidido desde el día en que Amnón violó a su hermana Tamar.