3 Entonces el rey le preguntó:—¿Dónde está el nieto de tu amo?—Se quedó en Jerusalén —respondió Siba—. Él se imagina que ahora la nación de Israel le va a devolver el reino de su abuelo.