4 —Bueno —replicó el rey—, todo lo que antes fue de Mefiboset ahora es tuyo.—¡A sus pies, mi señor y rey! —exclamó Siba—. ¡Que cuente yo siempre con el favor de Su Majestad!