28 Ajimaz llegó y saludó al rey postrándose rostro en tierra, y le dijo:—¡Bendito sea el SEÑOR, Dios de Su Majestad, pues nos ha entregado a los que se habían rebelado en contra suya!