24 Por eso Dios ha enviado esa mano a escribir