18 pero los santos del Altísimo recibirán el reino, y será suyo para siempre, ¡para siempre jamás!”