4 Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor