2 y al segundo día, mientras brindaban, el rey le preguntó otra vez:—Dime qué deseas, reina Ester, y te lo concederé. ¿Cuál es tu petición? ¡Aun cuando fuera la mitad del reino, te lo concedería!