17 A los ojos de los israelitas, la gloria del SEÑOR en la cumbre del monte parecía un fuego consumidor.