29 Lo mismo hiciste con los comerciantes de Babilonia, y ni así quedaste satisfecha.