5 Así todos sabrán que yo, el SEÑOR, he desenvainado la espada y no volveré a envainarla”.