9 Y aun así, en presencia de tus verdugos,¿te atreverás a decir: ¡Soy un dios!?¡Pues en manos de tus asesinosno serás un dios sino un simple mortal!