8 Pero Abram le preguntó:—SEÑOR y Dios, ¿cómo sabré que voy a poseerla?