30 Abraham volvió a insistir:—No se enoje mi SEÑOR, pero permítame seguir hablando. Tal vez se encuentren solo treinta.—No lo haré si encuentro allí a esos treinta —contestó el SEÑOR.