50 Labán y Betuel respondieron:—Sin duda todo esto proviene del SEÑOR, y nosotros no podemos decir ni que sí ni que no.