5 Y en el pasaje citado también dice: «Jamás entrarán en mi reposo».