5 Pero Pablo sacudió la mano y la serpiente cayó en el fuego, y él no sufrió ningún daño.