24 —Rueguen al Señor por mí —respondió Simón—, para que no me suceda nada de lo que han dicho.