8 Y aquella ciudad se llenó de alegría.