3 Yo, el SEÑOR, soy su guardián;todo el tiempo riego mi viña.Día y noche cuido de ellapara que nadie le haga daño.