30 Entonces vino a Jeremías la palabra del SEÑOR: