22 Era el mes noveno, y por eso el rey estaba en su casa de invierno, sentado junto a un brasero encendido.