29 Tal es el fin que Dios reserva al malvado;tal es la herencia que le asignó».