50 —Vuelve a casa, que tu hijo vive —le dijo Jesús—.El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue.