26 Bueno es esperar calladamenteque el SEÑOR venga a salvarnos.