24 Por tanto, digo:«El SEÑOR es todo lo que tengo.¡En él esperaré!»