33 El Señor nos hiere y nos aflige,pero no porque sea de su agrado.