57 Te invoqué, y viniste a mí;«No temas», me dijiste.