30 —No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—.