28 Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios: