23 Pero Jesús, dándose cuenta de sus malas intenciones, replicó: