25 —Entonces denle al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios.