42 «Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo;a pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya».