40 Cuando llegaron al lugar, les dijo: «Oren para que no caigan en tentación».